CLC Idiomas

CLC, escuela sostenible: dos años ahorrando CO2 a toneladas

img-destacada-escuela-sostenible

Respira Energía nos certifica como empresa libre de CO2. En dos años, le hemos ahorrado al planeta 10 toneladas de dióxido de carbono.

Sostenibilidad, educación y valores

La concienciación social es una pieza clave en la educación de idiomas que impartimos. Los idiomas no solo conectan a las personas, sino que conectan a los alumnos con el mundo, y por esa razón es esencial promover políticas docentes que apoyen los movimientos sociales y contenidos didácticos que se enfoquen en modelos de vida más sostenibles, justos y resilientes.

El mundo globalizado en el que vivimos está cambiando constantemente. La transformación digital, la igualdad real y absoluta en los derechos de todas las personas y colectivos, así como la transición ecológica, están siendo los tres pilares que cimentarán la sociedad del futuro. Por ello, como educadores, nada nos satisface más que estimular a nuestros alumnos para que vayan más allá de las clases y utilicen los idiomas como vehículo de emancipación y fuente de oportunidades ante los nuevos retos que les presenta la sociedad.

CLC idiomas, en plena transición ecológica

Transformar por completo los modelos de negocio para hacerlos 100% verdes no es una tarea baladí. Se trata de un proceso gradual y estructural. Gradual porque ha de hacerse progresivamente, poco a poco, para que sea sostenible en todos los sentidos. Y estructural porque debe realizarse desde la base, desde el equipo humano. Los profesores, educadores y, en general, todo el equipo que hace posible elevar la enseñanza idiomática a una educación en valores, debe asumir culturalmente una nueva forma de pensar en verde.

Y ese fue nuestro inicio. Antes de acometer acciones en concreto, siempre es necesario comunicar y transmitir al equipo los nuevos rumbos y objetivos. Hacer partícipes a las personas, hacer patente la necesidad real de cambio. Y, aunque aún nos queda muchísimos por hacer, estamos contentos de haber dado algunos pasos agigantados hacia la consecución de una escuela verde.

Hace ya más de 2 años que comenzamos a trabajar con Respira Energía, una compañía que nos permite usar una electricidad limpia, procedente de centrales que no emiten CO2 ni residuos nucleares. Hemos reconducido nuestro consumo eléctrico y lo hemos hecho 100% sostenible. En dos años, le hemos ahorrado al planeta 10 toneladas de CO2. 8,74 toneladas en este último curso 20/21 y 1,3 toneladas en la campaña 19/2020, año en el que la Covid-19 nos obligó a desarrollar nuestro trabajo de forma online desde casa.

Emplear energía limpia en nuestros centros apenas es el comienzo. Aún queda mucho camino por andar y queremos hacerlo bien. Poco a poco, caminando concienzudamente hacia una enseñanza libre de todo aquello que no la haga respetuosa con el planeta en el que vivimos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram